Starbucks...

16 de abril de 2010
Vamos por la calle de la mano, suavemente, sin apretarnoslas muy fuerte ni con solo rozarnoslas, donde nuestros dedos se entrelazan, navegan por nuestra piel, se miman y cuidan, donde solo una fina línea las separa.

Tú piensas en algo que yo no puedo imaginar ahora mismo, asique me pregunto para mis adentros: "¿En que estarás pensando amor?"

Y en cuanto lo he pensado, así sin más, me respondes de un imprevisto: "¿Te apetece ir a tomar un frapuccino?"

Ya con solo decirme eso me has contestado a mi pregunta, y yo con solo mirarte con una sonrisa te digo la respuesta.

Llegamos al sitio que nos unió como una sola persona, que hizo que una mañana soleada como otra cualquiera nos cruzáramos por uno de esos locales y nos conociéramos, que nos diéramos cuenta que cada uno de nosotros eramos único para el otro.

Cuando me abriste la puerta y entré delante de ti, un escalofrío de felicidad me inundó el cuerpo, tantos momentos que hemos vivido en este bonito lugar, los cafés, frapuccinos y muchas cosas más que nos hemos tomado juntos, sentados en uno de los sofás que dan a la calle, no muy lejos de la puerta ni tampoco cerca, no muy lejos de la gente ni tampoco para ser molestados, en medio, en nuestro sitio, donde un 9 de septiembre empezamos a hablar de que bueno estaba el frapuccino de vainilla, luego de otros temas, hasta que nos dimos los teléfonos, volvimos a quedar y ya nos dimos cuenta de que no podíamos estar más tiempo separados.

Hoy volvamos a recrear esos momentos, aquí estoy contigo, como la primera vez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡HOLA! ¿Me dejas un comentario? Me interesa mucho tu opinión y así enriqueces más al blog y que pueda poner más cosas que a vosotros, los lectores, os gusten. ¡Y me harás feliz! :)

Recuerda:
Si vas a poner Spam, ahorratelo
Si vas a poner Spoiler, avisa y déjalo bien marcado

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

Todo lo que escribo aQuí.