Recuerdos no borrados

13 de julio de 2011
Todo en mi interior se derrumba, no veo donde está la luz.
Solo veo un tunel, negro, toco las paredes, están frías como mi piel, como mi corazón, hecho pedazos después de un gran terremoto al que previamente había azotado una tormenta de hielo.
Siento que las piernas me flojean, como si estuvieran hechas de gelatina de fresa, mi favorita y a la que tú me viciaste.
En mi interior no hay nada más que sufrimiento, tristeza, miedo. Miedo por no volver a tenerte, porque ya no te volveré a tener.
Te fuiste y no volverás, hay una soledad en mí, que me ahoga, que me estrangula y no me deja respirar.
Ese día en el que me dieron la noticia de tu adiós, se me partió el corazón y no volvió a funcionar. Mi cuerpo yace inerte en esta vida de sufrimiento para mí, en la que si tú no estás yo tampoco puedo estar.
Si tú no vuelves, mi corazón no se arreglará, no funcionará y no vivirá ninguna vida más.
Hoy me he despertado como todas las mañanas desde que te fuiste, con tu olor en la almohada, con tu fragancia en mi ropa cuando me empujabas contra ti cada vez que me dabas un abrazo. Tu presencia en las sábanas cada vez que me hacías el amor, tu reflejo en el espejo cada vez que me mirabas cuando me arreglaba para ti. Todo ello me destroza por dentro, recuerdos no borrados y que nunca se borrarán, porque no te podré olvidar jamás.
Me dejaste sin decirme adiós, me abandonaste sin dejarme un abrazo, te fuiste y no te despediste. Y aquí , yo ahora, sola en el desierto de mi cama, abrazando a la almohada que me hace compañía todas las noches como si te estuviera abrazando a ti.
Oigo que me hablas pero solo es la televisión. Esta casa es demasiado grande para mí, desde que tú te fuiste está vacía, no hay alegría, no hay vida...

2 comentarios:

  1. Me ha encantado!!
    Esos sentimientos y emociones las hemos vivido todos en algún momento y a veces no son fáciles de expresar así que tu lo has hecho muy bien^^

    ResponderEliminar
  2. Cómo dice el comentario anterior, todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que experimentar en nuestra propia piel, el dolor de dar todo sin pensar en el mañana, sin pensar en que puede que te deje de amar, en el que puede que nunca te haya amado.

    Cuando lo das todo por otra persona y no eres recompensado o correspondido es muy doloroso y te deja un marca para siempre.

    Si alguna vez decidis dar otra vez tu corazón, estás constantemente pensando que si valdrá la pena, que si te hará lo mismo, que si te quiere de verdad, el tiempo te dará poco a poco la razón y más y más van desapareciendo esos pensamientos, y te vas enamorando.

    Pero hay momentos en lo que miras desde otro punto de vista, como si tu no fueras, y te da miedo, ves las fotos y piensas y si no fueras tú, ¿Qué pasaría? Todo ese tiempo dedicado, quedaría en nada.

    Pero es mejor vivir el momento, sobre todo si ha superado el miedo del principio, sólo se puede pensar en que amas a esa persona que es especial para ti y que no debe importar nada más.:D

    Muy buena entrada sí señor! Lo siento si me extendido un poco :( jejejeje pero es inevitable recordar cosas xD

    ResponderEliminar

¡HOLA! ¿Me dejas un comentario? Me interesa mucho tu opinión y así enriqueces más al blog y que pueda poner más cosas que a vosotros, los lectores, os gusten. ¡Y me harás feliz! :)

Recuerda:
Si vas a poner Spam, ahorratelo
Si vas a poner Spoiler, avisa y déjalo bien marcado

http://sites.google.com/site/pczeros/Home/ultimos-visitantes-pcz.xml

Todo lo que escribo aQuí.